Historias que inspiran para vivir viajando

Historias que inspiran para vivir viajando

¿Alguna vez soñaste con vivir viajando? Para algunos, esa fantasía es una realidad. Miles de viajeros comparten sus historias a través de blogs, instagram e incluso libros donde cuentan cómo vivir viajando y cumpliendo un sueño.

Viajar parece a penas un capricho, relegado a una semana de vacaciones o alguna escapadita ocasional, pero para muchos es una manera de vivir. Por eso, deciden dejarlo todo y lanzarse a la aventura. ¿Es posible? Sí. ¿Cómo se sobrevive a esta aventura? Marian nos cuenta su caso.

invierno-paseo-noviosMarian nunca se imaginó que iba a vivir viajando. De joven había soñado con ser mochilera, pero nunca se animó. A los 35 años y con tres hijos, tampoco parecía el momento adecuado. Era el año 2001, Argentina se encontraba en plena crisis económica. ¿Era el momento para lanzarse a la aventura? Para Marian y su familia lo fue. ´

Consiguieron una combi muy barata y pasaron largos meses acondicionándola. A penas planeaban recorrer unos 1500 kilómetros, pasar unas vacaciones y volver a su casa en Ballester. Pero los planes se torcieron. Estando en Córdoba, la combi sufrió un desperfecto y pasaron semanas antes de que pudieran conseguir un repuesto y quien la arreglara.

“Para mi familia era la prueba de que no podíamos. Nos querían mandar la plata para los pasajes de vuelta, que dejáramos a Roseta (la combi) tirada y nos volviéramos. Estábamos a 600 kilómetros pero dijimos que no”. En medio de su problema, conocieron a vecinos e hicieron nuevos amigos. Mucha gente les abrió las puertas y eso los impulsó a seguir. Llegaba el mes de marzo y sus ganas de volver eran pocas.

niños-invierno-paseos-familiaRegresaron pero no por mucho tiempo. En los seis meses siguientes, juntaron plata, vendieron cosas y se prepararon. Iban a recorrer el país. Así, con poco capital pero con muchas ganas, Marian y su familia recorrieron Argentina durante tres años. Para sus hijos, fue una experiencia inolvidable y una muestra de que podían cumplir sus sueños. Hoy los hijos de Marian ya son mayores, pero los momentos vividos hace que no pierdan oportunidad para viajar con su mamá y su papá. Ellos continúan viajando siempre que pueden, realizando cortometrajes.

¿Cómo financian sus viajes los viajeros eternos? Hay tantas opciones como viajeros. Marian y Cristian, su marido, comenzaron vendiendo comida, pero cuando no podían, también vendían artesanías, masas para jugar o incluso clases de cocina. “No íbamos con un gran ahorro y nos las rebuscamos, nunca pasamos hambre, hay que animarse y no tener vergüenza”. Para Marian lo más importante fue la gente que conocieron en el camino. “La gente es muy generosa, cuando llegábamos a un pueblo con los chicos, siempre nos daban una mano”, asegura.
“Algunos (viajeros) dan cursos y talleres o venden productos…”, otros se sostienen contando sus historias, a través de publicidad online o vendiendo libros. El ingenio es la clave.

vacaciones-invierno-familia

¿Cuánto se puede vivir así? ¡Por siempre! Hay familias que llevan casi 20 años en las rutas (como es el caso de los Zapp), pero para Marian, los afectos pudieron más. “Después de casi tres años decidimos volver porque se enfermó la mamá de Cristian, Eva cumplía un año y ella no la conocía así que volvimos por un tiempo”. Iban a retomar las rutas en cuanto pudieran pero “Se extraña. A pesar de que no salimos de Argentina la vida es muy diferente en algunos lugares y uno siente la necesidad de volver”.

Enviar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *